Cuestión de horas para que Trump “eliminara” el cambio climático

Comentarios Lulú Mateos

Opinión

A menos de un día de mandato del hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump, toda mención sobre el cambio climático fue eliminada de la página oficial de la Casa Blanca.

Su argumento de campaña respecto al escepticismo y creencia de que el ser humano es el principal causante del cambio climático, parece prevalecer y bloquear las políticas creadas para contrarrestarlo.

De acuerdo al New York Times, los científicos del vecino país del norte temen que la información generada durante los ocho años que gobernó Barack Obama, sea borrada durante la administración de Trump.

Razón que ha llevado a cerca de 50 científicos de distintas universidades a dedicarse de forma voluntaria a salvar la información y los datos generados en páginas como la Agencia de Protección Ambiental y la NASA.

Y es que los sitios web de estas dependencias guardan información histórica como las tendencias atmosféricas de temperatura, los niveles de emisiones de gases invernadero, y el incremento de los niveles del mar.

Esta situación que parece inexplicable, debido a que el cambio climático es uno de los efectos que las personas viven a diario, conduce a un debate que deriva en los “recursos financieros”

Hace unos meses presencié un debate entre los miembros del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos Capítulo Puebla y el Premio Nobel de la Paz 2007 por sus aportes en el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU, Carlos Gay García, que versó sobre la existencia vs su invención.

Para los miembros del IMIQ, el cambio climático residía en un problema inventado por el hombre para convertirlo en un negocio de las “súper potencias”; mientras que para el también catedrático de la Universidad Autónoma de México, explicó que existe un 95 por ciento de certeza, que es la humanidad la que provoca un acelerado cambio en la temperatura del planeta.

Desde la perspectiva del Premio Nobel, el cambio climático exige voluntad política para invertir recursos que permitan reducir la contaminación, realizar la remediación de suelos, limpieza del agua y aire.

Y es precisamente en el tema de los “recursos” que el cambio climático se convierte en un tema a “eliminar”, ya no digamos que por lo que considera el IMIQ como un negocio, sino para alentar otros negocios por parte del hoy Presidente de Estados Unidos.

Científicos de este país consideran que Trump busca incrementar la producción de petróleo y gas, así como una política energética basada en disminuir las restricciones en la industria fósil; además de dejar de lado el apoyo que Estados Unidos ha brindado a otros países.

Así que, la estrategia de la negación será la bandera para “eliminar” todo lo trabajado hasta hoy respecto a la conciencia, los acuerdos entre países y las inversiones pactadas para acabar con el calentamiento global.

Por esta razón, es necesario reforzar la comunicación de la ciencia a través de lo que la catedrática de la Universidad de Harvard, Sheila Jasanoff, explica en su artículo “A mirror of science” sobre desmitificar la forma en que los científicos representan a la ciencia y denotar el poder político que existe tras la misma. Así mismo, es necesario generar mayor investigación en torno a la imagen de la ciencia a través de las redes sociales y en sí el entorno digital, como lo comenta Massimiano Bucchi en la editorial del Journal Public Understanding of Science.

Así que la pauta está lista y preparada para continuar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *