Bitcoins en México: lo bueno, lo malo y lo feo

Comentarios Jonhatan Serrano*

Opinión

Si lees sobre tecnología y finanzas recientemente seguro te topaste con el nombre Bitcoin. No se trata de una palabra de moda, o de algo que, según las tendencias actuales, vaya a desaparecer pronto. Los Bitcoins son un caso particular de un término más amplio: las criptomonedas, que son como el dinero pero con algunas diferencias; centradas principalmente en los factores que las hacen valiosas.

Si miramos la historia del dinero resulta que un billete es el resultado de la evolución de un proceso que comenzó con el trueque. Si querías una vaca podías cambiarla por un cerdo, lo cuál era bastante problemático. Entonces se comenzó a comerciar con cacao y posteriormente con plata y oro; así pagabas tus vacas con oro. Esto también era poco conveniente, sobre todo para los comerciantes que debían de recorrer grandes distancias con costales de oro. Entonces aparecieron los banqueros. Si eras un comerciante, entonces llevabas tu oro con un banquero y él te daba un pagaré. Así podías hacer tu viaje llevando pagarés en lugar de oro. Cuando llegabas a tu destino podías cambiar tu pagaré por oro, o podías pagar tus vacas con los pagarés; y así nació el dinero. Por cada billete un banco central tenía oro guardado en algún lado. Y digo tenía porque después apareció la idea de la reserva fraccional y aquí comenzaron los problemas. Si había $100 en circulación el banco centralsolo tenía $50 en oro. Esto significa inflación: las cosas no se hacen más caras, sino que el valor del dinero se diluye. Por tanto son los bancos centrales quienes influyen directamente en el valor del dinero. El valor de tu dinero lo controla alguien en un banco central con un mundo de intereses de toda clase de por medio.

Y aquí es donde las criptomonedas aparecen de forma estelar.


Lo Bueno

Descentralización. Ningún banco central puede incidir directamente sobre el valor del Bitcoin. De la misma forma que el dinero originalmente tenía valor debido a que estaba soportado por un metal precioso por ser escaso, caro de extraer y con una alta demanda, los Bitcoins tienen valor debido a que es necesario realizar un trabajo de minería computacional para producirlos. Sin embargo, a diferencia del dinero, que los bancos pueden emitir casi sin restricción, hay una cantidad limitada de Bitcoins que podrán estar en circulación, y la tasa de generación de Bitcoins decrece conforme pasa el tiempo. El efecto directo de esto es que no habrá un efecto de “inflación” que afecte el valor del Bitcoin.

Seguridad. El intercambio de Bitcoins funciona gracias a una tecnología llamada blockchain, que consiste en términos sencillos en un libro público de transacciones. Cada transacción que se realiza con Bitcoins queda registrada en un bloque de transacciones del blockchain, y los “mineros” son los encargados de verificar cada una de ellas resolviendo un complejo problema de criptografía (este trabajo es precisamente el asociado con el concepto de minería). Dado que cada minero gasta recursos (capacidad de procesamiento y por consecuencia energía eléctrica) recibe una recompensa por cada transacción verificada. Así una gran cantidad de mineros verifican cada transacción haciendo casi imposible que una transacción verificada sea falsa y nadie, aún teniendo las 10 supercomputadoras más poderosas del mundo podría falsificar una transacción que se encuentre en un bloque verificado. Una vez confirmada una transacción no hay forma de deshacerla.

Anonimato. Todas las transacciones en el blockchain están identificadas únicamente por un número hexadecimal, correspondiente a la dirección de un wallet. O sea, no hay nombres en el blockchain. La única forma de identificar a quien pertenece una transacción es si de antemano podemos asociar una dirección de un wallet a una persona.

Sin intermediarios. Si quieres realizar un pago por internet tal vez puedas usar una tarjeta de crédito o Paypal. En cualquier caso deberás pagar una comisión por el uso de ese servicio a un intermediario. Si pagaras con Bitcoins no hay intermediarios, la transacción se completa directamente y las comisiones (para motivar a los mineros) son ridículamente bajas y opcionales. Esto es una gran oportunidad para que los emprendedores reduzcan sus costos.

Lo “Malo”

No pierdas tu wallet. De la misma forma que guardas tu dinero en tu cartera o en una cuenta bancaria protegida por una contraseña, de igual forma almacenas tus bitcoins en un wallet. Los Bitcoins usan un esquema criptográfico de llave pública (la dirección de tu wallet) y llave privada (la contraseña de tu wallet). Así que si pierdes tu wallet o el acceso a tu wallet puedes perder mucho dinero. Aunque lo menciono como algo malo, no es nada de lo que pudieras estar exento si usas dinero metálico, sin embargo tienes la opción de guardar tu wallet online y offline en un dispositivo que puedes poner abajo de tu colchón o caja fuerte.

Proceso de confirmación. Dado que los mineros son quienes confirman las transacciones y hay miles de transacciones cada minuto el proceso de confirmación puede requerir algunos minutos, hasta que varios mineros hayan validado la transacción. Nuevamente, aunque esto pudiera parecer algo malo hay que ponerlo en contexto. Si haces un pago con Paypal recibes una confirmación inmediata pero con un costo de casi 3% + $3 mas impuestos. ¿Qué prefieres?

Lo Feo

Volatilidad. El valor de un Bitcoin depende, al igual que cualquier otra divisa, de la oferta y la demanda. El precio del Bitcoin ha variado en un solo día hasta un 22%. Esta volatilidad hace que sea difícil que podamos encontrar comercios que expongan su precios públicos en Bitcoin. Sin embargo si puedes pagar en comercios con Bitcoins de la misma manera que pagas en dólares en un comercio que acepta pesos.

Gráfica del valor del Bitcoin en el mercado mexicano de Bitso del 9 de marzo al 5 de abril. El día 10 de marzo hubo una gran variabilidad debido a una importante decisión de la SEC.

Irreversibilidad de las transacciones. Una vez que se confirma una transacción no hay forma de revertirla. Esto pudiera trabajar un poco en contra de los compradores que realicen pagos con Bitcoins pero definitivamente protege a los comercios de las actitudes abusivas de los market places que operan en México.


Pues esto fue lo bueno, lo malo y lo feo de los Bitcoins en México. Los Bitcoins, y en general las criptomonedas no son algo pasajero. Llegaron para quedarse. Si bien las criptomonedas tienen mérito propio por ser un sistema descentralizado su tecnología subyacente, el blockchain, también revolucionará muchos procesos.

Si no tienes Bitcoins tal vez deberías de comprar algunos, o una pequeña fracción de Bitcoin dado que el precio por cada Bitcoin en México al día de hoy 7 de abril de 2017 es de $22,480.

* Aficionado a la tecnología, conferencista, estudiante de doctorado, emprendedor y fotógrafo.

Sitio original:

https://medium.com/@jonathanserrano/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *