Un avance más en la robótica

Comentarios

Geeks México Innovacion Noticias

El doctor en neurociencia Christian Peñaloza desarrollo una interfaz de cerebro a computadora, en la cual ira conectada a un brazo robótico con la final de realizar las actividades físicas con mayor facilidad.

Este proyecto en particular no se limitó a la creación de la interfaz, sino que incluyó desarrollo tecnológico —un brazo robótico con apariencia humana— adecuado al principal objetivo trazado por el doctor Christian Peñaloza, que consiste en ampliar las capacidades físicas y cognitivas —habilidades motrices— de los seres humanos.

“Esta tecnología ya es utilizada para personas con discapacidades motrices, por ejemplo, la falta de una extremidad que es suplida con brazos o piernas robóticas controladas con la mente; no obstante, lo que estamos haciendo en este laboratorio va mucho más allá y estamos buscando que las personas aumenten sus capacidades físicas y sean capaces de controlar un tercer brazo al mismo tiempo que utilizan sus dos extremidades”.

Actualmente, el doctor ya cuenta con una interfaz con esas capacidades y logró, a través de una serie de experimentos, que usuarios controlaran el brazo robótico al mismo tiempo que utilizaban sus propios brazos para balancear una pelota sobre una tabla.

El primer paso consiste en colocar los electrodos en ubicaciones específicas de la cabeza —relacionadas con la actividad motriz—. Una vez que la persona realiza una acción, las ondas cerebrales son captadas por el algoritmo para medir cómo se manifiesta la actividad eléctrica.

Esta parte es de entrenamiento para el algoritmo y a ello le sigue una etapa de adaptación por parte del usuario para ayudarlo a controlar una tercera extremidad. De acuerdo con el investigador, al usuario se le pide balancear una pelota sobre una tabla y al mismo tiempo imaginar que realiza una acción diferente con otro brazo, en este caso sujetar una botella.

“En esta etapa medimos la diferencia de patrones que se registra cuando la persona realiza una tarea e imagina una segunda que demanda el uso de otra extremidad. Esa información la usamos en el desarrollo del algoritmo para asignarle un comando que le indique que el robot se debe mover de acuerdo con la imaginación de la persona”.

En una primera fase, se logró que el robot sujetara la botella mientras que el usuario hacía la actividad paralela de balancear la pelota, pero en una segunda etapa del proyecto, se perfeccionó la tecnología, se dotó de una cámara al brazo robótico y se modificó el algoritmo para ayudarlo a reconocer diversos objetos y que adecuara la posición de la mano para agarrar el objeto con respecto a su forma y tamaño.

“El impacto a futuro creemos puede ser muy grande porque nos permitirá generar tecnología que controlemos con el cerebro al mismo tiempo que realizamos otra actividad, por ejemplo, apagar la luz de la casa solo con pensarlo, mientras tomamos las llaves y nos dirigimos a la puerta”.

De esta forma y con cada prueba realizada se esta consiguiendo una mejora en el área de la robótica y cuando este terminada en todo aspecto, será un gran apoyo para muchas personas que no pueden hacer sus actividades con normalidad.

 

Fuente: ciencia mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *