La tecnología en desastres naturales

Comentarios

Internet

Martha Reyes

 

La llegada de Earl a territorio mexicano es inminente, las alertas comienzan desde el  3 de agosto, basta  ver Google Weather, Yahoo Weather, o AccuWeather  para identificar que la tormenta tropical, convertida en huracán, afectará seriamente el  sur del país.

En Puebla las autoridades tienen malas experiencias al respecto, por ello invitan mediante redes sociales a todas los habitantes de las zonas en riesgo a tomar providencias ante el huracán, la tecnología ayuda para que los poblanos no vivan alguna tragedia.

Los drones del gobierno del estado de Puebla son enviados a la zona de Huauchinango, donde se prevé podrían registrarse desastres, el vuelo es productivo, permite ver el terreno donde pueden presentarse deslaves, las casas en riesgo,  lo que permite prever algún tipo de contratiempo.

El gobierno municipal comienza a considerar Facebook como una herramienta de apoyo, en caso de desastre, la opción de activar manualmente Facebook Safety Check, ayudaría a utilizar la herramienta como un medio para identificar quienes están bien y quienes podrían estar en peligro.

Los ciudadanos que tienen acceso a los smartphone piensan que Periscope será útil, antes de la llegada del huracán envían streaming a especialistas y a autoridades, para que den un diagnóstico de lo que se ve en la zona, la oportuna intervención de las autoridades, ayudan a alertar del peligro a la población y a las zonas con mayor riesgo mediante redes sociales. El drone, mostró los caminos donde pueden registrarse deslaves, por ello la gente que habita las zonas de riesgo, ha sido desalojada.

Las autoridades descubren que Waze no solamente orienta en el tráfico, en caso de desastres es actualizada por Google a fin de mostrar información que pueda ser de gran ayuda también.

La tecnología del día a día, la que ya existe, la que muchos utilizamos, no frenará un desastre natural en Huauchinango, pero sin duda, ayudará a que las muertes sean menos de las que puedan ser, gracias al binomio prevención-tecnología.

 

¿Utópico?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *