Mako el auto de la UNAM estará en el previo de la Fórmula 1

Comentarios Redacción Geeks

Gadgets

 

 

*El próximo jueves, los estudiantes de la UNAM que diseñaron el novedoso vehículo eléctrico convivirán con el piloto Kimi Räikkönen de la escudería Ferrari, para intercambiar experiencias.

 

Mako, vehículo eléctrico diseñado por estudiantes de diseño industrial y de ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ganador del segundo lugar en América Latina del Shell Eco-Marathon, será exhibido el próximo jueves en el previo del Gran Premio de México de Fórmula 1.

El equipo Miztli, integrado por estudiantes de la Facultad de Ingeniería y del Centro de Investigaciones en Diseño Industrial que creó a Mako, convivirán con el piloto Kimi Räikkönen de la escudería Ferrari.

En conferencia de prensa, los jóvenes inventores platicaron acerca de Mako y la experiencia de participar en la competencia anual patrocinada por la petrolera Shell, que premia a los vehículos de mayor eficiencia energética.

“En la competencia recibimos muchos elogios, porque se combinaron la eficiencia, aerodinámica y el diseño. Entonces el piloto va cómodo, con buena visibilidad y recorre los caminos de una forma segura”, relató Francisco Juárez Meza, capitán del equipo.

Mako pesa entre 40 y 50 kilogramos, tiene un caballo de fuerza que puede llegar a mover un peso de entre 100 y 110 kilogramos. Las baterías que utiliza son prácticamente idénticas a las de cualquier teléfono celular (polímero de litio). En pruebas realizadas, alcanzó una velocidad de 60 kilómetros por hora y tiene una eficiencia de 87 kilómetros por kilowatt, lo que quiere decir que con una sola carga de batería, el auto puede recorrer 87 kilómetros, explicó Heriberto Ávalos de León, integrante del equipo.

El valor estimado del auto es de 250 mil pesos y  la estructura de fibra de carbono (monocasco) fue patrocinada por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica.

La competencia que tuvo lugar en Detroit, Estados Unidos consistió en 10 pruebas de seguridad, entre ellas, el cinturón de seguridad, claxon, componentes, radio de giro, peso, diseño, visibilidad y salida de piloto en caso de emergencia, en esta última, Mako se llevó el récord ya que la piloto tardó solo tres segundos en salir.

“El orgullo del equipo es que en el primer intento pasamos todas las pruebas y pudimos entrar a pista muy rápidamente”, detalló Kathia Peña Solís.

“Cabe mencionar que en la competencia fuimos el único equipo mexicano participe y el segundo equipo latinoamericano en pasar las pruebas y poder pasar a pista externa. Somos la segunda universidad, al lado de Brasil en el nivel de Latinoamérica, en participar en la competencia”, comentó Gabriela Flores Valencia, actual capitana del equipo Miztli.

Contra 38 universidades de Canadá, Estados Unidos y Latinoamérica, compitió Mako en la categoría prototipo eléctrico, donde se consiguió el doceavo lugar. La UNAM fue la única escuela mexicana que logró participar, calificar y marcar puntaje, dijo orgulloso Heriberto Ávalos de León.

Entre los retos a futuro se encuentran: “Poder mejorar la parte eléctrica, porque como se mide eficiencia y no velocidad, no importa si el vehículo va a 180 kilómetros por hora,  si aun así se le acaba la batería en 15 minutos. La parte mecánica también se tiene que mejorar, la transmisión actual es directa, una sola cadena como una bicicleta, pero se podría hacer una de velocidades, pero por dimensiones es más complicado, es más peso y conlleva mucho más ingeniería y mucho más costo”, expuso Ávalos de León.

“El primer lugar en el Shell Eco-Marathon, recorre unos 700 kilómetros por kilowatt hora, pero hay una diferencia muy marcada en la competencia. Por ejemplo, de la UNAM solo íbamos 8 integrantes del equipo, comparado con otras universidades o con High Schools, los cuales llegaban con racks de herramienta gigantes, además de que van con doctores en la materia que los van asesorando, cuando acá yo era el único que estaba ajustando todo, además con un cautín roto porque se rompió en el viaje”, relató el estudiante de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *