Los drones, México y Donald Trump #Opinión Luis Ángel Pineda

Comentarios Luis Angel Pineda Urakami

Drones

El 9 de noviembre pasado el mundo dejó de ser como era. En un evento que nadie podría haber esperado, el candidato racista del Partido Republicano ganaba la presidencia con una asombrosa cercanía con su contraparte.

Lo que inició como un chiste de mal gusto terminó convirtiéndose en una realidad y hora el mundo deberá enfrentarse al escenario que un hombre que no es reconocido por respetar el status quo. Ahora será el individuo más poderoso del mundo. Sin embargo, ante este escenario intentaré predecir qué ocurrirá con la industria de drones en México en los próximos años.

El primer golpe no ha tardado nada en llegar. Al momento que escribo este texto, el dólar se encuentra cotizándose a casi 21 pesos y promete aumentar su precio en los próximos días. Esperamos una respuesta por parte del Gobierno de la República aunque todo parece indicar que no podrá ser lo suficientemente fuerte para atenuar el golpe que se presenta.

Con el aumento del dólar se incrementará el costo de los servicios de las empresas que utilizan equipos y tecnología cotizada en esa moneda, lo cual atentará contra aquellas startups que llevaban poco tiempo en el mercado, consolidando a los actuales titanes. Es entonces cuando me pregunto si existe alguna manera de contrarrestar este escenario no tan alentador para la industria nacional y me doy cuenta que la solución está ahí a la vista de todos: la independencia tecnológica.

Estados Unidos no es el único mercado en el mundo y si usted es lo suficientemente conocedor sabrá que hay maneras de poder comprar productos en mercados asiáticos y europeos con una moneda mucho más estable. De ese modo es posible contrarrestar en parte la inflación de costos que se vendrá por delante en los próximos meses. Sin embargo, la gran apuesta se encuentra en nosotros mismos, en el ingenio mexicano y nuestra capacidad de poder desarrollar nuestra propia tecnología.

¿Hasta qué punto es posible y factible fabricar un armazón de un drone, un motor o inclusive una tarjeta de vuelo en México? Es una pregunta que llevo años haciendo. Por experiencia propia, he observado si concentras a las mentes indicadas en los lugares indicados puedes desarrollar el software que actualmente cuesta miles de dólares en licenciamiento en territorio nacional. Es aquí donde está la respuesta por que el futuro de los drones no se encuentra en la fabricación de vehículos como tal sino en los servicios que puedas dar con ellos.

Si eres capaz de generar un servicio capaz de crear ortofotos, calcular el volumen de biomasa en un terreno o el índice de estrés de las plantas, prácticamente puedes dominar el mercado de la agricultura de precisión nacional y si puedes hacer todo esto utilizando solamente cámaras de costo reducido puedes ofrecer un servicio mucho más barato que tus contrapartes sin sacrificar calidad.  Esta actitud con el paso del tiempo será la nueva firma de las startups que aprovechan la catástrofe y la convierten en un beneficio.

Algún día en el futuro podremos ver una industria de drones nacional que puede competir con sus pares de todo el mundo; un día donde el cielo nacional se encuentre lleno de vehículos mexicanos y sea imposible mirar al cielo y no verlos. Un día donde empresas mexicanas ofrezcan soluciones complejas utilizando drones de manera realmente competitiva con el resto del mundo.

En diversas ocasiones la industria de los drones ha sufrido el golpe del dólar y siempre ha sobrevivido. México debe aprender a vivir sin Estados Unidos si desea sobrevivir en el futuro y tal vez esa sea la clave de todo, cuando nos logremos sacudir ese parásito de líneas rojas y azules. No tengo ninguna duda que la industria nacional volverá a renacer de las cenizas.

Con el Tratado de Libre Comercio muchas empresas mexicanas desaparecieron al no poder competir con sus contrapartes americanas pero ahora las reglas de juego son diferentes: si somos sabios podremos ver tal vez la caída de nuestro más grande enemigo desde una distancia segura y tal vez recordando que el karma puede llegar a tardar pero siempre cobra lo justo a todos.

colaboradores-luis-angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *