geeks » 22 abril, 2019

Daily Archives: 22 abril, 2019

1er. lugar en drones autónomos obtiene el INAOE


Por tercer año consecutivo, el equipo Quetzal++ del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), obtuvo el primer lugar en la categoría de drones autónomos en el Torneo Mexicano de Robótica (TMR).

El equipo Quetzal++ está integrado por Leticia Oyuki Rojas Pérez, Aldrich Cabrera Ponce y Arturo Cocoma Ortega, estudiantes de posgrado de este centro de investigación, y es liderado por el Dr. José Martínez Carranza, investigador de la Coordinación de Ciencias Computacionales de este Instituto.

En entrevista, el Dr. Martínez Carranza informa que en la competencia de drones autónomos participaron diez equipos de instituciones como el CINVESTAV, el CIDETEC del Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de Tamaulipas –que obtuvo el segundo lugar–, el Tecnológico de Celaya, la Universidad de Querétaro, la Universidad La Salle, la Universidad Politécnica de Victoria, la UPAEP, el Colegio Ovidio y el INAOE.

Añade que este año la contienda fue más complicada que en años anteriores porque consistió en resolver dos tipos de misiones: básicas y avanzadas. «Nuestra estrategia fue resolverlas todas, utilizar el tiempo que teníamos asignado para resolver las básicas, hacerlo lo mejor posible y también resolver todas las misiones avanzadas para obtener el mejor puntaje», subraya.

A su vez, Oyuki Rojas, capitana del equipo, explica algunos de los problemas que enfrentaron en la competencia, siendo el mayor la interferencia en la recepción de imágenes. «El vehículo recibe la imagen vía WiFi y es esa imagen la que utilizamos para procesar los algoritmos que nos ayudan a hacer los vehículos autónomos. Fue un problema para todos, pero nosotros utilizamos un router para no tener tanta interferencia».

Agrega que las misiones básicas consistieron en detectar un obstáculo, evadir ese mismo obstáculo, subir una pirámide de dos escalones, seguir un objeto en movimiento y atravesar ventanas.

«Por el lado de las misiones avanzadas tuvimos vuelo colaborativo, vuelo en formación, seguimiento de puntos de referencia y búsqueda de plataforma en el entorno y reconstrucción 3D. Adicionalmente, se hizo una exhibición de seguimiento de puntos de referencia y búsqueda de plataforma, pero con procesamiento a bordo», apunta.

A su vez, Arturo Cocoma destaca que el reto más complicado fue el de las ventanas. Para cumplir esta misión, el equipo utilizó algoritmos de deep learning, lo que les permitió saber cuál era la posición y el área específica por donde el dron podía volar, orientarlo y hacer que pasara a través de cada una de las ventanas. «El reto no era fácil debido a la forma de las ventanas, que eran más pequeñas y delgadas que el año anterior. Utilizando métodos clásicos como segmentación, el dron no era capaz de verlas, ese fue el problema de algunos equipos que llevaban segmentación para unas ventanas como las del año anterior, que eran más grandes y gruesas, y únicamente trataban de identificar el color y por eso no podían verlas. Este reto fue muy complicado y lo pudimos atender usando los algoritmos que diseñamos».

Por parte, Aldrin Cabrera expresa: «También cabe destacar que el tiempo que teníamos era de doce minutos en las primeras misiones básicas. Teníamos poco tiempo para resolver esas primeras cinco misiones y una vez que lo hicimos se pasó a las misiones avanzadas, donde tuvimos más tiempo, 15 minutos, lapso durante el cual debíamos resolver todas las misiones».

Finalmente, el Dr. José Martínez Carranza añade: «Como cada año hemos tratado de ir a competencias internacionales y el Torneo Mexicano de Robótica nos sirve como preparación, ahora queremos ir al IMAV. Lo importante para nosotros es que pudimos echar a andar lo que nos servirá para participar en la competencia internacional que se realizará en Madrid en el mes de septiembre. En 2016 ganamos el segundo lugar del IMAV y en 2017 el cuarto. El año pasado no participamos, fue en Australia, pero este año esperamos hacer un muy buen papel».

En el Torneo Mexicano de Robótica, que se realizó la semana pasada en Guadalajara, el INAOE también obtuvo el tercer lugar en la categoría de robots de servicio en casa denominada @Home.

Fuente:INAOE

 

Published by:

¿ Por qué el símbolo «#» es tan popular ?


Desde numeral y almohadilla, hasta otros más extraños como vieja, cuadrillo, tresenlínea, grilla, tatetí y gato. Así se conoce al símbolo # (hashtag, en inglés) en diferentes partes del mundo, que ganó popularidad gracias a su uso en las redes sociales para crear etiquetas o, lo que es lo mismo, englobar las conversaciones de millones de usuarios en relación a un mismo tema.

Pero su uso ha trascendido a la cuestión puramente técnica. En la actualidad podemos verlo como complemento característico e infalible de movimientos sociales o llamados a protestas. Para ejemplificar pueden mencionarse las campañas mundiales #MeToo, #NiUnaMenos o #Ayotzinapa, que mueven a millones en las redes.

El uso del hashtag en Twitter data de 2007, pero existe desde hace varios siglos atrás. En el mundo antiguo su función era muy diferente a la de crear campañas o movimientos sociales.

Primero los romanos

En Roma, donde se remontan sus orígenes, la llamaban “libra pondo” (peso en libras), una unidad de medida de la época. Incluso en el siglo XIV tenía una abreviatura, que en latín se transcribía de la siguiente forma: lb.

Quienes escribían las siglas de la “libra pondo” le trazaban una línea horizontal en la parte superior que cruzaba ambas letras, para evitar que se confundiera con el número 1 y para mostrar que efectivamente se trataba de una abreviatura.

Y teniendo en cuenta que se escribía a mano, con el tiempo se fueron generando sutiles cambios hasta llegar a convertirse en el símbolo que conocemos hoy en día como numeral o hashtag.

Del papel al teléfono

Bell Labs (Laboratorios Bell) – la compañía estadounidense responsable del desarrollo de grandes avances tecnológicos como la radioastronomía, el rayo láser y otros más – tuvo mucho que ver con el hashtag que conocemos en la actualidad. En la década de 1950 lanzaron al mercado un teléfono que usaba teclas en lugar del clásico disco giratorio para comunicarse con otros números.

Bell Labs tuvo la visión de que el teléfono iba a servir para acceder a otros servicios y funciones, así que en 1968 le agregaron dos teclas especiales al dispositivo: el asterisco y el símbolo del numeral.

Los conocedores del tema aseguran que estos dos símbolos fueron el resultado de extensas investigaciones de mercadeo. En su escogencia influyeron dos factores: que era popular entre los usuarios y sencillo de usar. Bell Labs se encargó de darle otro nombre al símbolo #, para que la gente no lo confundiera en sus teléfonos con otros usos del numeral.

Según han destacado varios blogs especializados en tecnología, Don McPherson, uno de los supervisores de la compañía, acuñó la palabra “octothorpe” (en inglés) para referirse a él. El nombre se derivada de la palabra “octo”, por las ocho puntas del símbolo; y torpe por el atleta Jim Thorpe, el primer estadounidense en ganar una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos y que ha sido considerado uno de los atletas más versátiles de todos los tiempos.

Uso actual

A medida de que fue pasando el tiempo, el símbolo fue ampliando su campo de utilización. Era implementado incluso en los códigos para la creación de nuevos lenguajes informáticos. En algunos países como Reino Unido se usa como indicativo de una cifra o número, de allí a que se le llame numeral.

Pero no fue sino hasta que Twitter le dio un nuevo rol que se terminó convirtiendo en unos de los símbolos más populares de todos los tiempos. En agosto de 2007 el exdirectivo de Google y usuario de Twitter Chris Messina hizo la llamativa propuesta de usar la almohadilla para englobar todas las conversaciones grupales en la red social.

En 2017 Messina dijo a la BBC que fue cuando Twitter celebró su aniversario número 10 que se dio cuenta del desastre que eran las conversaciones en toda la plataforma. “Hacía falta una forma de organizar las conversaciones de manera efectiva, simple y fácil, y pensé que la almohadilla era una forma sencilla de hacerlo”. Así entonces, terminó compartiendo su idea en Internet y la promovió durante varios años para hacerla popular.

Durante los últimos años comenzaron a difundirse rumores en la web de que Twitter pensaba eliminar la almohadilla para hacer más sencilla la plataforma a los usuarios. Pero el poder del hashtag se ve evidenciado en el alcance que han tenido campañas como #MeToo en 2017, con más de 1,5 millones de tweets de todas partes del mundo, 85 países específicamente.

Fuente: Grandes Medios

Published by: